Cara y Cruz de las Infantiles y Cadetes en la lucha por el tercer puesto de liga con un puesto para el Cadeba en juego

12 Apr 2018

El sábado fue una tarde repleta de nervios y emociones contrastadas en el Pabellón Maestro Salvador Sánchez de Torre del Mar para los equipos Infantil y Cadete Femenino Academia Óptima Rincón Dental Málaga Norte. No en vano había en juego el tercer puesto liguero con el precioso premio del último hueco con derecho a jugar el Cadeba.

Los números y estadísticas sirven para analizar el juego en la mayoría de las ocasiones pero existen también momentos e intangibles que marcan un partido o un devenir de un resultado. Y este es el caso. Analizar el partido de las infantiles no tiene mucho sentido, pusieron en la cancha toda el alma y el corazón pero la sensación era de muchos nervios.

 

En ningún momento bajaron los brazos pero la expresión corporal denotaba que llevaban una mochila de peso extra en la espalda con juego lento en muchas ocasiones. Quizás, en un grupo de imbatibilidad continuada, tener la obligación en un equipo de éxito de haber estado en la final provincial pesó en el ánimo de las panteritas y el deporte tiene una gran parte de factor psicológico. No obstante, no se debe empañar ni perder la trayectoria de este equipazo que siempre está ahí y con un futuro enorme, todo lo hecho hasta ahora y todo lo que va a hacer aprendiendo, además, de momentos como este. Grandes momentos nos han dado y grandes son estas panteritas.

La otra cara de la moneda es el caso de las Cadetes que salieron a comerse el parquet. Las cabezas altas, culo abajo y tensión desde el primer segundo era la fotografía desde el pitido inicial. La consigna era la de gran tensión defensiva estuviese quien estuviese en la cancha. La que saltaba desde el banquillo salía con más ganas que la anterior. Por otro lado pronto se vio el trabajo preparatorio y bien resuelto ya que enseguida se hacía defensa mixta a Laura Sánchez, pensando que el equipo se resentiría, pero en absoluto. Las panteras estaban preparadas y con calma pero con juego rápido se jugaba al lado contrario, acabando en desmarques hacia el pivote o tiro desde lateral y central, incluso si la ventaja se encontraba en el extremo el balón llegaba ahí con ventaja.

 

La defensa provocó goles en contraataques y si no se podía rápidos goles en estático de tal forma que empezamos a coger importantes ventajas y el rival quito la defensa mixta ya que el peligro estaba en todo el equipo. Muchas rotaciones dieron para llegar frescos al final a pesar de estar al principio de la segunda parte 10 minutos sin anotar pero la ventaja se controlaba más o menos ya que la tónica del encuentro era no dejar respirar al rival con eléctricos “contragoles”. Así hasta el final con la explosión de la grada y unas jugadoras exultantes con muchas lágrimas de alegría. El premio, el Campeonato de Andalucía.

En resumen una tarde de sentimientos encontrados pero siempre con el orgullo de llevar en la sangre estos colores con una afición que, como siempre, nunca falló.

Please reload